Acusan de espiar para Irán a un empleado de limpieza del ministro de Defensa israelí

Acusan de espiar para Irán a un empleado de limpieza del ministro de Defensa israelí

De acuerdo con los datos del Servicio de Seguridad General de Israel, el trabajador, Omri Goren, contactó con un grupo de piratas informáticos y «se ofreció a ayudarlos de diferentes maneras, aprovechando su acceso a la casa» del ministro Benny Gantz.

Un empleado de la limpieza de la vivienda de Benny Gantz, el ministro de Defensa de Israel, fue acusado este jueves de haber espiado para Irán, un delito que le conllevaría una pena de entre 10 y 15 años en prisión si es declarado culpable, comunicó el Servicio de Seguridad General israelí (Shin Bet) de acuerdo con The Times of Israel.

Según detallaron las autoridades, Omri Goren, de 37 años, se acercó a principios de noviembre a «una figura afiliada a Irán y se ofreció a ayudarla de diferentes maneras aprovechando su acceso a la casa del ministro». Goren fue detenido poco después de que supuestamente contactara con el grupo de piratas informáticos Black Shadow, vinculado a Irán, y antes de que pudiera cometer ninguna acción, informó el Shin Bet. El servicio indicó que Goren actuaba por motivaciones financieras y presuntamente dijo al grupo de piratas informáticos que les «transferiría información del domicilio» de Gantz «a cambio de una cantidad de dinero»

Tras ponerse en contacto con un representante de Black Shadow, Goren habría discutido la posibilidad de instalar en el ordenador personal del alto funcionario un ‘malware’ para dar a sus cómplices acceso al dispositivo. Para demostrar su capacidad y «sinceridad», Goren presuntamente tomó fotos de una serie de objetos en diferentes partes de la vivienda del ministro, que incluían imágenes de su ordenador, y las envió a los ‘hackers’, señaló el Shin Bet. «Cabe destacar que, a la luz de los protocolos de seguridad operativa en la casa del ministro, Omri Goren no estuvo expuesto a materiales clasificados y, por lo tanto, no se transfirieron documentos de ese tipo a las figuras con las que estaba en contacto», subrayó.

Por su parte, el abogado del acusado, Gal Wolf, declaró al medio que su cliente admitió algunos de los cargos de los que se le acusa, pero negó haber cometido los delitos relacionados con la seguridad que se le atribuyen. Apuntó que Goren «no estuvo expuesto a ningún material relacionado con la seguridad» mientras trabajaba en la casa de Gantz.

Cuando se le preguntó si su cliente admitió haber contactado con el grupo de piratas informáticos, el abogado se abstuvo de hacer comentarios. «Recibiremos las pruebas y veremos con quién ha contactado», concluyó.

Esta no fue la primera vez que Goren se presentaba ante un tribunal. Entre 2003 y 2012 fue declarado culpable de delitos en cinco ocasiones, incluidas dos condenas por atraco a bancos y otras por robo y allanamiento de morada, y cumplió cuatro condenas de prisión, la última de ellas de cuatro años.

Deja una respuesta