Acusan en EE.UU. a un pastor filipino autoproclamado «hijo de Dios» de abusar de mujeres y niñas bajo la amenaza de «condenación eterna»

Acusan en EE.UU. a un pastor filipino autoproclamado «hijo de Dios» de abusar de mujeres y niñas bajo la amenaza de «condenación eterna»

Apollo Carreon Quiboloy, de 71 años, es líder de la iglesia Reino de Jesucristo, fundada en 1985, y es un amigo cercano del presidente filipino, Rodrigo Duterte.

Fiscales federales estadounidenses presentaron este jueves cargos de tráfico sexual contra el fundador de una iglesia con sede en Filipinas, señalando que mujeres y niñas fueron obligadas a mantener relaciones sexuales con él bajo amenazas de «abuso físico y verbal» y «condenación eterna«.

Apollo Carreon Quiboloy, de 71 años, líder de la iglesia Reino de Jesucristo, fundada en 1985 en Filipinas, tres administradores de una filial de la iglesia en Los Ángeles y un administrador de la iglesia en Hawái son algunas de las nueve personas que enfrentan una serie de cargos, que incluyen conspiración, tráfico sexual de niños, tráfico sexual por la fuerza, fraude y coacción, fraude matrimonial, lavado de dinero, contrabando de efectivo y fraude de visas.

Los fiscales federales en Los Ángeles reportaron que se trata de una nueva acusación que fue ampliada con las demandas del 2020 contra tres administradores de la congregación.

Los investigadores consideran que Quiboloy junto a otros acusados ​​reclutaban mujeres de entre 12 y 25 años como asistentes personales o «pastorales», que estaban obligadas a cocinar para Quiboloy, autoproclamado «Dueño del Universo» e «hijo designado de Dios«. Además, debían limpiar sus residencias, darle masajes y tener relaciones sexuales con él durante los denominados «turnos de noche».

Las víctimas que lograron escapar explicaron a los agentes del FBI que trabajaban durante todo el año y eran golpeadas y abusadas ​​psicológicamente si no cumplían con los quehaceres diarios, y algunas de ellas incluso estaban obligadas a vivir en automóviles en paradas de camiones.

Por otra parte, a los líderes de la iglesia también se les acusa de apoderarse de una importante parte de las donaciones que debían destinarse a una organización sin fines de lucro creada para ayudar a los niños necesitados de Filipinas. Los agentes descubrieron que grandes sumas de dinero se gastaba en el lujoso estilo de vida de Quiboloy y otros altos cargos de la organización, destacando que entre el 2014 y el 2019 la congregación en Filipinas recibió al menos 20 millones de dólares.

Huida a Filipinas

Este jueves las autoridades estadounidenses ya arrestaron a tres de los acusados, mientras que presumen que otros tres sospechosos, incluido Quiboloy, podrían estar en Filipinas. Cabe mencionar que Quiboloy es un amigo cercano del presidente filipino, Rodrigo Duterte, y la iglesia apoyó su candidatura en las elecciones del 2016.

Por su parte, el secretario de Justicia de Filipinas, Menardo Guevarra, afirmó que Quiboloy no había recibido ninguna comunicación de Estados Unidos en relación con los cargos. Asimismo, señaló que el año pasado Quiboloy se enfrentaba a una denuncia por violación presentada en la ciudad de Dávao, pero fue desestimada. Aquella acusación incluía cargos de abuso infantil, trata de personas mediante trabajo forzoso y trata de personas mediante abuso sexual, explicó Guevarra.

Deja una respuesta