Alberto Fernández relanza su gobierno en una Plaza de Mayo llena de militantes peronistas tras la derrota en las legislativas argentinas

Alberto Fernández relanza su gobierno en una Plaza de Mayo llena de militantes peronistas tras la derrota en las legislativas argentinas

El presidente argentino fue el único orador en un acto de apoyo al gobierno, que busca levantar los ánimos tras el duro golpe en las urnas.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, encabezó este miércoles un masivo acto peronista por el Día de la Militancia y en apoyo al Gobierno nacional, tras la derrota en las elecciones legislativas del domingo.

Único orador del mitin organizado en la Plaza de Mayo, en Buenos Aires, el mandatario afirmó que se inicia una «segunda etapa» del Frente de Todos en el Poder. En ese sentido, aseguró: «En estos días todos venimos leyendo, escuchando en las radios y viendo en la televisión una pregunta repetida: ‘¿Si perdieron, qué celebran?’ Quiero decirles que nunca olviden que el triunfo no es vencer sino nunca darse por vencido. Lo que estamos celebrando acá fue levantarle los brazos a los que estaban desanimados».

Fernández adelantó que el Ejecutivo inicia desde ahora una nueva etapa «con toda la fuerza para levantar lo que haya que levantar en Argentina».

«Las urnas de las [primarias] PASO nos dejaron un mensaje y nosotros lo escuchamos; también oímos el mensaje de las elecciones del domingo. Tengo muy en claro que hay mucho por hacer y hay muchos que están esperando que este Gobierno haga mucho más y lo vamos a hacer porque tenemos la voluntad de hacerlo», declaró el presidente ante la multitud de militantes que tomó la plaza. 

Además, el jefe de Estado dijo que «el primer objetivo» de su Gobierno es «recuperar la economía de una vez y para siempre», con medidas que resuelvan los problemas más urgentes para los trabajadores: la inflación, que el mes pasado alcanzó el 52,1 % interanual; y la consecuente pérdida del poder adquisitivo de los salarios.

«Este año los sueldos van a ganarle a la inflación y no van a pagar impuesto a las ganancias», prometió, al tiempo que aseguró que va a «controlar a los formadores de precios» para cuidar el bolsillo de la gente. 

Dispuesto a dialogar

Para esta nueva etapa, Fernández sostuvo que su gobierno estará abierto al diálogo con la oposición, aunque aclaró que convocará a los sectores que deseen «construir juntos este país» y los que «no expresan odio ni boicotean». 

Según deslizó, fuera de este llamado quedarían el expresidente Mauricio Macri y el dirigente derechista Javier Milei: «Si Macri no quiere hablar, que se quede con sus amigos solo, haciendo negocios; y si Milei no quiere hablar, que se quede encerrado con aquellos compañeros que tiene, que niegan la diversidad y el terrorismo de Estado», apuntó.

A pesar de haber obtenido un resultado adverso a nivel nacional en los comicios del domingo para renovar bancas en el Congreso, el Frente de Todos destacó que la distancia entre el oficialismo y el espacio Juntos por el Cambio (macrismo) se acortó respecto de las primarias, cuando los analistas esperaban que fuera todavía mayor.

Deja una respuesta