Aprueban en Pakistán un proyecto de ley sobre la castración química para violadores reincidentes

Aprueban en Pakistán un proyecto de ley sobre la castración química para violadores reincidentes

La legislación recibió luz verde en el Parlamento en medio de los crecientes casos de violencia sexual contra mujeres y niños en el país.

El Parlamento de Pakistán aprobó este miércoles un proyecto de ley que permite aplicar la castración química a violadores reincidentes. La medida entró en vigor tras una protesta pública masiva por los crecientes casos de violencia sexual contra mujeres y niños en el país.

«La castración química es un proceso debidamente regulado por las normas enmarcadas por el primer ministro, por el que una persona queda incapacitada para mantener relaciones sexuales durante cualquier periodo de su vida, según lo determine el tribunal, mediante la administración de fármacos a través de una junta médica autorizada», reza la legislación, citada por medios locales.

Tras la aprobación, se reporta que el Gobierno deberá crear tribunales especiales en todo el país para que los juicios por violación y abusos sexuales se resuelvan «rápidamente, de preferencia en un plazo de cuatro meses«. El primer ministro del país, Imran Khan, aseveró que es esencial «garantizar un entorno seguro para sus ciudadanos». 

Khan aseguró que las víctimas de agresiones no deben tener miedo de presentar las denuncias, ya que el Gobierno garantiza proteger su identidad. Los medios señalan que algunos ministros se pronunciaron a favor de ejecución pública en la horca de los violadores convictos, en lugar de la castración química, pero el primer ministro enfatizó que esta medida sería un comienzo. Asimismo, se dio a conocer que los culpables de violación en grupo serán condenados a muerte o cadena perpetua.

Cabe mencionar que menos del 3 % de todos los casos de agresión sexual o de violación a nivel nacional acaban reflejándose en condenas judiciales, según datos proporcionados anteriormente por War Against Rape (Guerra contra las violaciones), una ONG local con sede en Karachi.

Deja una respuesta