Biden: «Rusia está haciendo amenazas irresponsables sobre el uso de armas nucleares»

Joe Biden ha cargado contra Moscú por «intentar borrar del mapa un Estado soberano» en lo que supone una «violación descarada» de los principios de las Naciones Unidas Leer

Biden: «Rusia está haciendo amenazas irresponsables sobre el uso de armas nucleares»

Joe Biden ha cargado contra Moscú por "intentar borrar del mapa un Estado soberano" en lo que supone una "violación descarada" de los principios de las Naciones Unidas Leer

Directo Guerra en Ucrania, últimas noticias ‘On the record’ Josep Borrell: «La tentación de abandonar está, pero no podemos flaquear, hay que mantener el apoyo a Ucrania»

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha llevado el miércoles a la Asamblea General de Naciones Unidas las amenazas de Rusia sobre el uso de armas atómicas en Ucrania. «Rusia está eludiendo los ideales de no proliferación nuclear abrazados por todas las naciones, y está haciendo amenazas irresponsables sobre el uso de armas nucleares», ha dicho Biden, que ha añadido: «Ninguna guerra nuclear puede ganarse».

Ha sido la segunda vez en cuatro días en la que Biden ha advertido al dictador ruso Vladimir Putin contra el uso de armas atómicas en Ucrania en mensajes destinados a tener la mayor repercusión posible. La primera ocasión había sido el domingo, en una entrevista emitida por la cadena de televisión CBS, en la que dijo, dirigiéndose a Putin, «no lo haga, no lo haga», en referencia a una guerra nuclear. El presidente estadounidense añadió que, si Rusia emplea esas armas, la respuesta de Estados Unidos «sería relevante».

Y el miércoles ha vuelto a hacerlo, solo que, esta vez, en el foro diplomático más relevante del mundo. Las referencias a las armas nucleares del discurso de Biden han sido una especie de resumen sobre el sombrío tono general de esta edición de la Asamblea de la ONU, marcada por la invasión rusa de Ucrania, por la crisis energética y de alimentos mundial, por la nueva guerra fría entre EEUU y China, por el retorno de la inflación, y, en los últimos dos días, por la decisión de Vladimir Putin de sentar las bases para anexionarse parte de Ucrania y llamar a filas a 300.000 civiles rusos para combatir en ese país.

Para saber más

La lucha contra el cambio climático, la ideología de género y otros temas de más largo plazo que solían centrar gran parte de los discursos y foros que se producen en paralelo a la Asamblea han quedado aparcados en un segundo plano este año debido a la presencia imposible de ignorar de la guerra y sus consecuencias.

Biden ha arrancado, de hecho, su discurso refiriéndose al ataque de Rusia a Ucrania, que calificó de «irresponsable» y «no provocado», y que, recordó, ha llevado a 40 países de la ONU, a prestar ayuda al Gobierno de ese país. El presidente de Estados Unidos ha acusado a Rusia -«un estado miembro el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas», como él mismo ha recordado- de «intentar borrar del mapa a un Estado soberano» en lo que constituye «una violación descarada de los principios fundamentales de la Carta de la ONU». Pero Biden no ha limitado sus críticas a Moscú. Reafirmando el tono ‘halcón’ de su Gobierno, también ha lanzado duras críticas a la proliferación nuclear de China, que está embarcada en un masivo programa de construcción de bombas atómicas, y Corea del Norte.

En el caso del primero de esos países, el presidente estadounidense ha llevado a Naciones Unidas las obras de ampliación que China está llevando a cabo en su polígono de pruebas atómicas de Lop Nor, y que podrían ser trabajos preparatorios para realizar un ensayo nuclear, algo que en el mundo actual solo realiza Corea del Norte.

Y Biden también ha sido muy duro con Irán. «No permitiremos que tenga armas atómicas», ha dicho, en referencia a ese país. Ha sido un clavo más en el ataúd de la negociación entre Washington y Teherán para resucitar el acuerdo de 2015 entre ambos países y otras grandes potencias en el que Irán se comprometía a congelar su programa militar durante más de dos décadas. En 2017, el predecesor de Biden, Donald Trump, rompió unilateralmente el acuerdo, y, desde entonces, Teherán ha reanudado sus trabajos. Precisamente, esta Asamblea General había sido acogida con expectativas acerca de una posible reactivación de las negociaciones en los márgenes del encuentro. Pero tanto iraníes como estadounidenses han declarado que, en este momento, no tienen mucho que discutir.

Tras Biden, la gran intervención del miércoles ha sido la del presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, que al cierre de esta edición aún no se habían producido., Zelenski iba a participar por videoconferencia, después de que los Estados miembros de la ONU le hubieran autorizado a ello. Acaso la mejor situación del reparto de influencia en Naciones Unidas es que, de los 195 países miembros, solo 7 –Rusia y sus aliados– votaron en contra de que Zelenski pudiera hablar desde Kiev.

Deja una respuesta