Bolsonaro pide cambiar el término «golpe militar» por el de «revolución» en la prueba de acceso a la universidad

Bolsonaro pide cambiar el término «golpe militar» por el de «revolución» en la prueba de acceso a la universidad

El presidente se enorgulleció esta semana de que el examen tuviese «el rostro del Gobierno», mientras que 37 funcionarios dimitieron tras denunciar intimidaciones.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, pidió al ministro de Educación, Milton Ribeiro, que el golpe de Estado de 1964 fuese abordado como «revolución» en el Examen Nacional de Enseñanza Media (Enem). La prueba, que se inicia este fin de semana, está envuelta en una acalorada polémica sobre la supuesta interferencia del Gobierno.

Según Folha de Sao Paulo, que cita a miembros del Ejecutivo, los hechos tuvieron lugar en el primer semestre de este año y el ministro llegó incluso a trasladar los deseos del presidente al equipo del Ministerio de Educación y al Instituto Nacional de Estudios e Investigaciones Educativas (Inep), órgano encargado del examen.

Bolsonaro siempre ha manifestado públicamente ser un admirador de la dictadura militar y ha elogiado a torturadores como Carlos Alberto Brilhante Ustra, al que denominó «héroe nacional». Su ofensiva contra el Enem, que realizan los bachilleres para ingresar en la universidad, también es de sobra conocida. 

«Cuestiones absurdas del pasado»

Esta semana, se enorgulleció de que la prueba tuviese «el rostro del Gobierno» y pidió «no preocuparse» por «esas cuestiones absurdas del pasado, que caían en un tema de redacción que no tenían que ver con nada». El ministro de Educación tuvo que declarar ante la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, donde negó la interferencia del Ejecutivo. 

Y es que las declaraciones de Bolsonaro generaron especial malestar porque se produjeron días después de la dimisión de 37 funcionarios, que denunciaron presiones «psicológicas» e «ideológicas» para no escoger preguntas polémicas que pudiesen incomodar al Gobierno. 

«Algunos temas se dejaron de lado porque desagradaban al presidente, en una lógica que no conocemos, en criterios que no conocemos. Estos criterios nunca se mencionaron. Está todo velado», comentó uno de los funcionarios en un programa de TV Globo.

Ya en 2018, el ultraderechista criticó la prueba por una pregunta relacionada con homosexuales y travestis. Y un año después, se creó una comisión que censuró preguntas del Enem relacionadas con la dictadura militar.

En 2020, Bolsonaro también consideró «ridícula» una pregunta sobre la diferencia de salarios entre los futbolistas brasileños Neymar y Marta Vieira da Silva. «Sigue habiendo cuestiones ridículas. Comparar mujeres jugando al fútbol y hombres. ¿Por qué Marta gana menos que Neymar? No es necesario compararlo«, aseveró.

Deja una respuesta