Conmutan en el último momento la pena de muerte de Julius Jones por cadena perpetua

Conmutan en el último momento la pena de muerte de Julius Jones por cadena perpetua

Fue sentenciado por el asesinato de un empresario en 1999 que declara no haber cometido.

El gobernador del estado de Oklahoma, Kevin Stitt, conmutó este jueves la pena de muerte del preso Julius Jones, el mismo día en que estaba prevista su ejecución. Este cambio se anunció solo cuatro horas antes de que el condenado por haber asesinado en 1999 a un empresario fuera a morir por inyección letal.

«Después de considerar en oración y revisar los materiales presentados por todas las partes de este caso, he determinado conmutar la sentencia de Julius Jones por cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional», declaró el funcionario en un comunicado, citado por NBC News.

El anuncio de Stitt se produjo después de que los partidarios de Jones organizaran días de protestas antes de su ejecución programada, que iba a tener lugar este jueves a las 17.00 horas (hora local) en la penitenciaría estatal de McAlester. Jones, de 41 años, ha mantenido su inocencia durante más de dos décadas por el asesinato del emprendedor Paul Howell.

«Miles de personas en todo Oklahoma, el país y el mundo han pedido al gobernador que evite que Oklahoma ejecute a un hombre inocente. Nuestra esperanza es que el gobernador garantice que esta ejecución no avance dadas las muchas preocupaciones sobre el proceso de ejecución y el caso del Sr. Jones», indicó la abogada de Jones, Amanda Bass.

Oklahoma detuvo las ejecuciones debido a una serie de problemas con el procedimiento de inyección letal desde 2015, a raíz de la ejecución de Clayton Lockett en 2014, que tardó 43 minutos en morir, y la de Charles Warner un años después, en la que se usó una droga equivocada.

A finales del mes pasado, el estado reanudó las ejecuciones, poniendo fin a la moratoria de seis años. El 28 de octubre, aplicó la pena de muerte a John Marion Grant, de 60 años, que sufrió convulsiones y vomitó mientras era ejecutado por inyección letal. Fue condenado a muerte por el asesinato de una trabajadora de la cafetería de la prisión.