‘Día D+10’: ¿Cómo se llevará a cabo el funeral de Estado de Isabel II?

El último entierro de un monarca en la Abadía de Westminster se celebró en 1760 Leer

‘Día D+10’: ¿Cómo se llevará a cabo el funeral de Estado de Isabel II?

El último entierro de un monarca en la Abadía de Westminster se celebró en 1760 Leer

CHARLOTTE DAVIES


@lottiedavies29

A. MATILLA, J. AGUIRRE, J.C. SÁNCHEZ Y E. AMADE (GRÁFICOS)

Actualizado Lunes,
19
septiembre
2022

01:57

Reino Unido Carlos III recibe a 500 jefes de Estado y dignatarios extranjeros antes del funeral de Isabel II

«El puente de Londres ha caído». Con estas cinco palabras se dio a conocer al mundo la noticia del fallecimiento de la reina Isabel II el pasado jueves a los 96 años, con lo que se inició un periodo de 10 días de luto nacional que no ha dejado espacio para la improvisación. Desde el castillo de Balmoral hasta el palacio de Buckingham, el féretro de la difunta monarca ha recorrido las calles del Reino Unido antes de reposar durante cuatro días en la capilla ardiente de Westminster. Hoy lunes, el Día D+10, emprenderá su último viaje hasta Windsor tras su funeral de Estado, donde será enterrada junto con los restos de su marido, Felipe de Edimburgo.

El funeral de Isabel II tendrá lugar a las 11 de la mañana, hora local, en la Abadía de Westminster, la histórica iglesia en la que se han coronado todos los reyes y reinas británicos desde el año 1066. Muchos la recordarán por el funeral de Diana de Gales, que se celebró allí en septiembre de 1997, o el de la Reina Madre en abril de 2002. Sin embargo, el último entierro de un monarca que se celebró en la abadía fue el del rey Jorge II en 1760.

La iglesia en la que se casó en 1947 y en la que tuvo lugar su coronación en 1953, la abadía ha sido «testigo de las promesas que definieron la vida de la reina Isabel II». En lo que fue su casa «espiritual», se dará «gracias a Dios por el servicio que prestó a Dios, a la nación y a la Commonwealth», según ha afirmado el decano de Westminster, David Hoyle, en un comunicado el pasado sábado.

Se espera que asistan unas 2.000 personas al funeral, entre las que estarán en torno de 500 jefes de Estado y dignatarios extranjeros, incluidos los Reyes de España y los eméritos.

Desde la tarde del miércoles, los restos de la monarca han permanecido en un catafalco localizado en la Sala de Westminster, del palacio con el mismo nombre, abierto al público las 24 horas del día. Sin embargo, las puertas de la capilla ardiente se cerrarán el lunes a las 6:30 horas para preparar las exequias. Las puertas de la Abadía de Westminster se abrirán a las 8.00 para que los asistentes puedan tomar asiento.

Poco después de las 10.35 horas, se levantará el féretro del catafalco y un grupo de 142 marineros lo llevará en procesión hasta el State Gun Carriage de la Royal Navy, situado frente a la puerta norte de la sala. Se trata de un carro que anteriormente se ha utilizado para los funerales de la reina Victoria, el rey Jorge VI y Winston Churchill, entre otros.

El carro de armas saldrá a las 10.44 de la Sala de Westminster en dirección a la entrada oeste de la abadía, a donde está previsto que llegue a las 10.52.

Los miembros más importantes de la Familia Real, incluidos el rey Carlos III y sus hijos, los príncipes Guillermo y Harry, seguirán al carro. El recorrido estará flanqueado por miembros de la Royal Navy y los Royal Marines, y en la Plaza del Parlamento habrá una guardia de honor formada por los tres servicios militares del país.

El funeral de Estado de Isabel II comenzará a las 11.00. La misa la dirigirá el decano de Westminster, y el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, pronunciará el sermón. Durante la ceremonia, la primera ministra, Liz Truss, y la secretaria general de la Commonwealth leerán lecciones.

Antes de que acabe la misa, que está previsto para las 11.55, se tocará el Last Post, un breve toque de corneta. Justo después, se guardará un silencio nacional de dos minutos. El himno nacional y un lamento interpretado por el gaitero de la reina pondrán fin al servicio fúnebre a las 12.00 aproximadamente.

Alrededor de las 12.15, el grupo portador devolverá el ataúd al carro de armas, que será llevado en una procesión a pie desde la abadía hasta el Arco de Wellington, en la esquina de Hyde Park.

El Big Ben sonará a intervalos de un minuto mientras la procesión avanza lentamente por las calles de la capital. También se dispararán salvas cada minuto desde Hyde Park.

La procesión llegará al arco a las 13.00. El féretro será trasladado al coche fúnebre para su viaje final al Castillo de Windsor. A medida que el coche fúnebre salga, el desfile hará un saludo real y sonará el himno nacional.

Justo después de las 15.00, se espera que el coche llegue para una procesión a pie por el Long Walk, un sendero de cinco kilómetros que lleva al castillo. A ella se unirán el rey y otros miembros de la Familia Real a las 15.40. Sonarán las campanas de Sebastopol y la de la Curfew Tower. La procesión se detendrá en la parte inferior de la escalinata oeste de la Capilla de San Jorge a las 15.53.

A las 16.00, el féretro entrará en la Capilla de San Jorge para un último servicio religioso antes de que Isabel II reciba sepultura.

Esta iglesia es la que elige la Familia Real habitualmente para celebrar bodas, bautizos y funerales. En ella se casaron los duques de Sussex, el príncipe Harry yMeghan Markle, y se celebró el funeral del difunto marido de la reina, el príncipe Felipe.

Unas 800 personas, entre ellas miembros de la casa de la reina y personal de la finca de Windsor, asistirán a este servicio, que incluirá tradiciones que simbolizan el final del reinado de Isabel II.

Antes del himno final, el joyero de la Corona de Estado Imperial, el orbe y el cetro de la Soberana serán retirados de la parte superior del ataúd, separando a la monarca de su corona por última vez. Se declamarán los títulos de la reina. A continuación, el rey colocará el color de la compañía de la reina, o la bandera, de la Guardia de Granaderos sobre el féretro.

Al mismo tiempo, el Lord Chamberlain, antiguo jefe del MI5, el barón Parker, «romperá» su vara de mando y la colocará sobre el féretro. El chasquido del bastón blanco señalará el fin de su servicio a la soberana como su funcionario de mayor rango en la Casa Real.

A medida que el decano de Windsor lea un salmo, el féretro bajará a la Bóveda Real, gracias a un motor eléctrico que se encuentra en una losa del mármol del Coro, donde se encuentran los asientos. El gaitero de la Soberana tocará un lamento, antes de que el arzobispo de Canterbury pronuncie una bendición y se cante «Dios salve al Rey». La actuación del gaitero en Windsor era algo que la reina había solicitado personalmente, según ha declarado el Palacio de Buckingham en un comunicado.

A las 19.30 se celebrará un tercer servicio de entierro privado a cargo de la familia. Se trasladará el féretro junto con el de su difunto marido a la Capilla Memorial del rey Jorge VI, donde se encuentran los restos del rey y la Reina Madre, y las cenizas de su hermana, la princesa Margarita. La tierra que se esparcirá sobre el ataúd se habrá recogido del mausoleo real de Frogmore, un parque privado de la familia adyacente al castillo.

Su lápida llevará el grabado ELIZABETH II 1926-2022.

Deja una respuesta