Djokovic se sobrepone al dolor frente a Dimitrov para acceder a octavos en Australia

Nada ni nadie parece capaz de detener a Novak Djokovic en su búsqueda del vigésimo segundo ‘Grand Slam’ de su carrera en el Abierto de Australia. Además, la diosa fortuna parece sonreírle, ya que los principales cabezas de serie han ido cayendo de forma sorpresiva en las primeras rondas. De hecho, el hombre al que igualará en casa de salir victorioso de Melbourne, Rafa Nadal, se retiró también del torneo por lesión.
En cambio, en el caso de ‘Nole’, ni siquiera el dolor muscular o una posible lesión pueden pararle los pies. Así lo demostró ante Grigor Dimitrov este sábado en tercera ronda del Open australiano, al imponerse al búlgaro (7-6(7), 6-3, 6-4) de forma tan contundente como meritoria, al haber estado lidiando todo el partido con problemas musculares. Ahora, el serbio se enfrentará al australiano Alex de Miñaur en su camino hacia su décimo título del ‘grande’ oceánico.
A pesar de solventar el choque en tres sets, claro síntoma de superioridad aplastante, el ‘Joker’ no lo pasó precisamente bien. El balcánico, número cinco del mundo, necesitó tres horas y cinco minutos de juego para deshacerse de su oponente, y tuvo que reponerse a unas persistentes molestias en el muslo izquierdo que le obligaron a solicitar la presencia del fisioterapeuta en la Rod Laver Arena.
El nueve veces campeón en Melbourne sufrió especialmente en el primer set a pesar de romper el servicio del búlgaro en el juego inaugural, y tuvo hasta dos pelotas para cerrar el set por la vía rápida. Dimitrov sobrevivió a ellas como Djokovic lo hizo al dolor, y forzó el ‘tie-break’ al devolverle la rotura en el décimo juego. Aun así, Djokovic no dejó escapar su oportunidad en la muerte súbita con una volea de derecha.
Fue entonces cuando el exnúmero uno del mundo solicitó la atención médica en pista para tratar sus problemas musculares. A partir de ahí, se le hizo mucho más sencillo cerrar el partido. Primero se adjudicó la segunda manga necesitando apenas un ‘break’ en el sexto juego, y después abrió el tercer parcial con un 3-0 y se dedicó a gestionar un intercambio de roturas inofensivo.
En octavos de final se verá las caras en un choque inédito ante el australiano Alex de Miñaur, último superviviente ‘aussie’ y que derrotó en tercera ronda al francés Benjamin Bonzi (7-6(0), 6-2, 6-1).

Djokovic se sobrepone al dolor frente a Dimitrov para acceder a octavos en Australia

Nada ni nadie parece capaz de detener a Novak Djokovic en su búsqueda del vigésimo segundo 'Grand Slam' de su carrera en el Abierto de Australia. Además, la diosa fortuna parece sonreírle, ya que los principales cabezas de serie han ido cayendo de forma sorpresiva en las primeras rondas. De hecho, el hombre al que igualará en casa de salir victorioso de Melbourne, Rafa Nadal, se retiró también del torneo por lesión. En cambio, en el caso de 'Nole', ni siquiera el dolor muscular o una posible lesión pueden pararle los pies. Así lo demostró ante Grigor Dimitrov este sábado en tercera ronda del Open australiano, al imponerse al búlgaro (7-6(7), 6-3, 6-4) de forma tan contundente como meritoria, al haber estado lidiando todo el partido con problemas musculares. Ahora, el serbio se enfrentará al australiano Alex de Miñaur en su camino hacia su décimo título del 'grande' oceánico. A pesar de solventar el choque en tres sets, claro síntoma de superioridad aplastante, el 'Joker' no lo pasó precisamente bien. El balcánico, número cinco del mundo, necesitó tres horas y cinco minutos de juego para deshacerse de su oponente, y tuvo que reponerse a unas persistentes molestias en el muslo izquierdo que le obligaron a solicitar la presencia del fisioterapeuta en la Rod Laver Arena. El nueve veces campeón en Melbourne sufrió especialmente en el primer set a pesar de romper el servicio del búlgaro en el juego inaugural, y tuvo hasta dos pelotas para cerrar el set por la vía rápida. Dimitrov sobrevivió a ellas como Djokovic lo hizo al dolor, y forzó el 'tie-break' al devolverle la rotura en el décimo juego. Aun así, Djokovic no dejó escapar su oportunidad en la muerte súbita con una volea de derecha. Fue entonces cuando el exnúmero uno del mundo solicitó la atención médica en pista para tratar sus problemas musculares. A partir de ahí, se le hizo mucho más sencillo cerrar el partido. Primero se adjudicó la segunda manga necesitando apenas un 'break' en el sexto juego, y después abrió el tercer parcial con un 3-0 y se dedicó a gestionar un intercambio de roturas inofensivo. En octavos de final se verá las caras en un choque inédito ante el australiano Alex de Miñaur, último superviviente 'aussie' y que derrotó en tercera ronda al francés Benjamin Bonzi (7-6(0), 6-2, 6-1).

[#item_full_content]

Deja una respuesta