Escrivá avanza que el empleo crecerá un 30% menos este mes que en septiembre del año pasado

Tacha de «soberbia» a los académicos que publican informes críticos con sus reformas Leer

Escrivá avanza que el empleo crecerá un 30% menos este mes que en septiembre del año pasado

Tacha de "soberbia" a los académicos que publican informes críticos con sus reformas Leer

Las empresas usan el periodo de prueba para despedir sin coste tras el fin de los contratos temporales

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha anunciado este lunes que septiembre cerrará con la creación de unos 40.000 empleos, un 30% menos de los que se crearon en el mismo mes del año anterior.

En septiembre de 2021 la creación de puestos de trabajo ascendió a 57.387; mientras que en 2020, fue de 84.013. Sin embargo, de cumplirse la previsión presentada hoy por el Ministerio, este septiembre sería mejor que los previos a la pandemia, ya que en 2019 se crearon 3.224 empleos; en 2018, 22.899; en 2017, 26.318; en 2016, 12.025; en 2015, 8.916 y en 2014, 12.182. En todos estos años septiembre se saldó con una creación de puestos de trabajo inferior a la actual, mientras que en los septiembres de 2009 a 2013 se destruyeron empleos.

Aún así, es cierto que históricamente septiembre ha ido precedido de un agosto positivo para el empleo, algo que no ha sucedido en este 2022, en el que se destruyeron 189.963 puestos de trabajo en agosto, así que el saldo de los dos meses agosto-septiembre no ha sido tan positivo para el país.

En términos desestacionalizados, los que suele destacar el Ministerio, Escrivá ha informado de que septiembre cerrará con la creación de 60.000 puestos, también un 27% menos que los que se crearon en septiembre de 2021 en términos desestacionalizados, un total de 82.184, un 0,42% más que en el mismo mes de 2020.

El ministro ha destacado que en agosto de 2021, España recuperó el nivel de empleo prepandemia en número de afiliados a la Seguridad Social (ya que en número de horas efectivamente trabajadas seguimos un 0,2% por debajo, según alertó la semana pasada el Banco de España) y, desde entonces, el país ha creado 750.000 empleos más. En lo que va de 2022, se contabilizan 400.000 empleos nuevos en términos desestacionalizados.

Cada mes, de media, se han creado 44.000 empleos en lo que va de año, mientras que en verano (junio, julio y agosto), la creación de empleo mensual ha sido de media de 52.000 puestos, según los datos desestacionalizados del Ministerio. «Pese a la creciente incertidumbre, los datos del conjunto del tercer trimestre confirman el buen comportamiento del empleo», ha destacado Escrivá en rueda de prensa.

El ministro dice no haber detectado ningún sector en el que se registre una debilidad especial del empleo y sostiene que «todos están teniendo un comportamiento muy razonable».

«Los que tuvieron alguna debilidad en la segunda quincena de julio, como la construcción, el comercio y un poquito la agricultura y la educación, están ya en niveles normales para esta época del año o incluso superiores. En este análisis tan fino y diario por sectores y subsectores no estamos viendo ninguna afectación significativa en la creación de empleo», ha sacado pecho.

De hecho, Escrivá ha destacado que «pese a la que está cayendo, con un entorno internacional muy complejo desde principios de año, con una subida del precio de la energía, la contratación en España refleja decisiones empresariales hacia adelante. Estos 400.000 empleos que se han creado en 2022 deberían llevar a los analistas a reflexionar sobre la resiliencia de la economía española (…) Me sorprenden las reflexiones sobre que esto va a ir mal cuando tendría que estar analizándose porqué mes a mes esto está resistiendo tan bien».

El ministro ha aprovechado su intervención para criticar abiertamente a instituciones y organismos que presentan informes en los que dudan de la efectividad de sus reformas, como el Banco de España, BBVA Research o Fedea.

En primer lugar se ha referido al informe que publicaron unos autores del Banco de España la semana pasada, en el que estimaban que un aumento del periodo de cómputo a 35 años para el cálculo de la pensión supondría un recorte de la pensión del 8%. «No he leído el informe. Lo importante no es el informe, que utiliza datos que les hemos prestado nosotros y que no debe ser muy distinto de los que hacemos en Seguridad Social con fuentes de información más amplia. No es un informe, vincula sólo a los autores, espero que algún día dado que el Banco de España publica cientos de informes de muchos autores dejen de atribuirse al Banco de España. Aquí lo importante es la lo que dice la recomendación del Pacto de Toledo. Esto no va de un recorte de pensiones en ningún caso».

Se ha referido también a un informe publicado este mismo lunes por Fedea, en el que se cuestiona la efectividad de la reforma del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y la reforma de las pensiones para poder garantizar la sostenibilidad de la Seguridad Social.

«Su autor tuvo opciones de hacer una reforma del RETA y me sorprende que alguien que estuvo 7 años incluso con mayorías absolutas al cargo de la gestión de la Seguridad Social haga observaciones puntillosas de una reforma que ha recibido la aclamación de todos y ha conseguido el consenso con todas las organizaciones y los agentes sociales y ha sido aprobada en el Parlamento con resultado altísimo. Este desprecio que tienen a veces algunos académicos por los grandes consensos y acuerdos no deja de sorprenderme, me parece una soberbia sorprendente. Son personas instaladas en hacer reformas como las de 2013 que ni alcanzan consensos ni se aprueban y que se mueren en el tiempo, y además hace referencia a cosas que no son verdad, como los mensajes de la Comisión Europea», se ha quejado.

Su diana de críticas ha alcanzado también a BBVA Research, dado que los datos de creación de empleo que publica en términos desestacionalizados no coinciden con los del Ministerio, arrojando dudas sobre la conveniencia de sustituir la lectura de la afiliación media (la que mes a mes se registra en Seguridad Social y que se ha utilizado tradicionalmente para medir el empleo) por la serie desestacionalizada (manipulada estadísticamente para que la evolución mensual sea comparable; es decir, que se pueda comparar la creación de empleo de febrero con la de agosto).

«Creo que ha habido un error que ha cometido BBVA al desestacionalizar, porque tienen pocos recursos y pasan el patrón de rodillo«, ha comentado Escrivá.

Respecto a la información publicada este lunes por EL MUNDO, sobre el aumento del uso del periodo de prueba para poner fin a relaciones laborales ante la imposibilidad de utilizar contratos temporales, a raíz de la reforma laboral, Escrivá ha calificado esta práctica de «anecdótica» y, «sin descartar casos puntuales», ha condenado que «se haga de lo particular algo general».

Deja una respuesta