La trágica muerte del narco ‘El Señor de los Cielos’ intentando cambiar su cara

Fue socio de Pablo Escobar en los noventa y tenía la flota aérea más grande de tráfico de drogas.

La trágica muerte del narco ‘El Señor de los Cielos’ intentando cambiar su cara

Fue socio de Pablo Escobar en los noventa y tenía la flota aérea más grande de tráfico de drogas.

Entre 1987 y 1997 lideró cartel más poderoso de México. Le decían ‘El Señor de los Cielos’ por su flota de aviones que utilizaba para mover cocaína. Sobrino de Ernesto Fonseca Carrillo ‘Don Neto’, fundador del cartel de Guadalajara, y socio del narcotraficante colombiano Pablo Escobar, Amado Carrillo Fuentes dio un giro al tráfico de estupefacientes a nivel mundial.

(Siga leyendo: México: así son las lujosas mansiones de capos del narcotráfico).

Autoridades estadounidenses manifestaron que el 60 por ciento de la droga proveniente de Colombia pasaba por sus manos.

Algunos textos que narran la historia del narcotráfico en México relatan que el poderío de este capo de la droga era tan fuerte que tenía en su hangar varios aviones Boeing 727 con capacidad para transportar hasta seis toneladas de estupefacientes, además de lograr pasar desapercibido en los aeropuertos más importantes de Latinoamérica por presuntamente tener compradas las pistas de aterrizaje.

Carrillo Fuentes, al frente del cartel de Juárez, tuvo de rivales al cartel del Golfo, de Sinaloa y de Tijuana; no obstante, ninguno de ellos fue el causante de su deceso hace 25 años.

Para Carrillo, de 49 años, el final no llegó gracias a la cárcel o a una bala de sus enemigos. En la mañana del viernes 6 de julio de 1997, un paro cardíaco, producto de una cirugía estética de más de ocho horas, acabó con la vida de uno de los exportadores de cocaína más buscados del planeta.

El narco se sometió a proceso estético con el fin de reconfigurar su rostro y pasar desapercibido para las autoridades. Según mencionan los archivos de la época, él se presentó en el hospital Santa Mónica de la Ciudad de México con el nombre de Antonio Flores Montes.

(También: Extraditaron a EE.UU. al ‘Llanero’, un excéntrico capo del ‘clan del Golfo’).

El procedimiento consistió en realizarle una liposucción y modificaciones faciales considerables para cambiar lo mejor posible su apariencia y esquivar el cerco policial de la DEA (Estados Unidos) y a las fuerzas especiales mexicanas.

Sin embargo, a pocas horas de salir del quirógrafo, según versiones oficiales, Carrillo se desplomó y murió al instante. Un avión trasladó su cadáver hasta Sinaloa y empezó toda una teoría de conspiración por parte de los expertos forenses, ya que manifestaban que el cuerpo enviado a la Fiscalía no correspondía con el del capo.

¿Carrillo fingió su muerte?

Desde entonces ha sido todo un misterio lo concerniente al fallecimiento de Carrillo. Un oficial de inteligencia de la Secretaría de Defensa Nacional aseguró al periodista Anabel Hernández que el cadáver del ‘Señor de los Cielos’ no correspondía al cuerpo enviado al hospital militar.Por otro lado, Jorge Alfredo Andrade Bojorges comentó en su libro ‘La historia secreta del narco: desde Navolato vengo’ que varias fuentes le mencionaron que el narcotraficante no había perdido la vida y que todo, al parecer, fue un montaje.

(Lea:Extraditan a ‘Plástico’ y dos cabecillas más del ‘clan del Golfo’ a EE. UU.).

En 1999, año en que este escritor publicó su obra, desapareció en circunstancias que aún no han sido esclarecidas. Sus allegados lo dieron por muerto a los dos años y mencionaron a la prensa en su momento que reveló información auténtica que puso en riesgo su vida.

Durante cinco días el equipo de criminalística a cargo del caso no pudo identificar la identidad del cuerpo. Al sexto día la DEA, de acuerdo con los medios de la época, salió a confirmar que efectivamente el fallecido era Armando Carrillo Fuentes sin especificar cómo llegaron a tal veredicto.

(Le puede interesar: ‘Tenemos que encarar el mal y ponerle palabras al horror’: Enrique Díaz Álvarez).

Presuntos empleados de Carrillo manifestaron que había dos rasgos distintivos del capo: un lunar velludo en su espalda y una cicatriz en su nalga; no obstante, los restos mortales que reposaban en manos de la Policía al parecer no contaban con este tipo de características.

Aún sigue siendo un misterio lo que sucedió. Algunos sin ningún tipo de fundamento incluso han especulado que el narco recibió asilo en Cuba, pues, según información publicada en 1997 por el ‘Washington Post’, este delincuente tenía una segunda familia en la isla. Sin embargo, la versión oficial hasta ahora indica que murió tras querer un cambio extremo de cara.

Tendencias EL TIEMPO *Con información de El Universal, México (GDA)

Más noticias 

La difícil vida de mujer que dijo ‘la vístima’ y se volvió meme: ¿qué le pasó?

Las siamesas Krista y Tatiana Hogan: comparten el cerebro y los pensamientos

Niña de 12 años logró escapar de su secuestrador mordiendo sus ataduras

Deja una respuesta