Una nueva vacuna contra la enfermedad de Lyme probada exitosamente en conejillos de Indias podría aplicarse en humanos

Una nueva vacuna contra la enfermedad de Lyme probada exitosamente en conejillos de Indias podría aplicarse en humanos

El fármaco no desarrolla una respuesta inmune contra un patógeno, sino que detiene los efectos de las picaduras de garrapatas infectadas.

Investigadores de la Universidad de Yale y la Universidad de Pensilvania (EE.UU.) desarrollaron y probaron en conejillos de Indias una novedosa vacuna que ofrece protección contra la enfermedad de Lyme, una infección bacteriana que se contrae por la picadura de una garrapata infectada, informa este miércoles la página web de Yale. 

En lugar de desencadenar una reacción inmune contra un patógeno, lo que hace la nueva vacuna es provocar una respuesta rápida de la piel a los componentes de la saliva de las garrapatas, lo que limita el tiempo que los ectoparásitos tienen para alimentarse e infectar. La vacuna aplica la misma tecnología de ARN mensajero (ARNm) que ya demostró su eficacia contra el covid-19 y se basa en el uso de fragmentos de ARN mensajero (ARNm) que producen proteínas de la saliva.

En comparación con los conejillos de Indias no inmunizados, los animales vacunados expuestos a garrapatas infectadas desarrollaron un enrojecimiento en el lugar de la picadura. Posteriormente, ninguno de ellos contrajo la enfermedad de Lyme. Por el contrario, aproximadamente la mitad del grupo de control se infectó una vez el ácaro fue extraído de su piel. 

Los científicos están dispuestos a realizar ensayos en humanos para evaluar la eficacia de esta vacuna, pero al mismo tiempo insisten en que se necesitan más estudios para descubrir formas en que las proteínas en la saliva pueden prevenir infecciones.

«Hay múltiples enfermedades transmitidas por garrapatas y este enfoque ofrece potencialmente una protección de base más amplia que una vacuna que se dirige a un patógeno específico», señaló el autor principal de estudio, Erol Fikrig.

Los resultados del estudio fueron publicados este miércoles en la revista Science Translational Medicine.